Liu Bolin

Se le ha conocido también como «el hombre invisible», por la serie de fotografías titulada Escondido en la ciudad, para cuya ejecución integra además de la fotografía, la pintura, el arte corporal y el performance. En el proceso de trabajo de esta serie, el artista junto a su equipo de asistentes, con extraordinaria meticulosidad, pinta su cuerpo mimetizándose con una parte del lugar que ha escogido como escenario ―generalmente escombros, edificios, calles, paisajes, sitios icónicos de ciudades—, para fusionarse con el fondo y así camuflarse en el entorno. Estas obras aluden a la condición de anonimato, alienación e insignificancia del sujeto de hoy que desaparece entre la masa.

La crítica ha visto en esta serie la expresión de su manera particular de desafiar el sistema. Incluso Bolin ha confesado que intenta hacer «una protesta silenciosa… una protesta contra el Estado». Se ha declarado en desacuerdo con el acoso hacia los artistas por parte del gobierno de China, por la represión y exilio que padeció en 2005, cuando funcionarios políticos demolieron su taller y el de otros compañeros.

Actualmente reside y trabaja en Beijing.