Anish Kapoor

Untitled, 2012
Acero inoxidable
190 x 190 x 29 cm

Untitled, 2010
Alabastro
95,5 x 116 x 35 cm

Con sus manos creó la obra contemporánea más visitada en la actualidad: el Cloud Gate de Chicago. El arquitecto hindú Anish Kapoor se ha ganado a pulso los aplausos de la crítica. Sus esculturas suelen dejar boquiabiertos a los espectadores, que terminan por convertirse en parte primordial del objeto artístico al despertar una larga lista de sensaciones.

Más información

Kapoor nació en Bombay, India, en 1954. En 1973 se trasladó a Inglaterra, donde asistió a clases en el Hornsey College of Art de Londres y entra por primera vez en contacto con otros artistas. Cinco años después, mientras realiza sus estudios en la Chelsea School of Art, es incluido en la exposición conjunta Young Contemporaries organizada por la Royal Academy of Arts londinense. En esa misma época acepta un puesto de profesor en el Wolverhampton Polytechnic de la región de los Midlands. Crea sus primeras obras usando pigmentos, que se conocen como la serie 1.000 Nombres (1,000 Names).

“Entre la mística, el juego y el sortilegio, algunos espectadores levitan con Kapoor. Otros se marean ante ese despliegue de formas inéditas y vacíos enormes. Es el gran mago contemporáneo de la escultura, y su éxito es tan unánime, y su ausencia de polémica le resulta tan cómoda al establishment del arte, que ya parece no negarse ningún reto”, afirma el crítico Miguel Mora.

El escultor seduce a París con una sutil y descomunal pieza de goma roja, especialmente concebida para el Grand Palais. Se trata de un globo traslúcido al que ha dado un nombre bíblico: Leviathan, el monstruo marino de la mitología judeocristiana. “Un monstruo marino es grande, amorfo, incontrolable y provoca emociones”, dijo Kapoor en la presentación.

En 1984, el artista realiza su primera exposición en los Estados Unidos, en la Barbara Gladstone Gallery de Nueva York. Todas las obras son vendidas antes de la inauguración y la muestra es alabada por la crítica.

En la Bienal de Venecia de 1990, Kapoor representa a Gran Bretaña y recibe el Premio Duemila al Mejor Artista Joven. Ese mismo año la Tate Gallery de Londres presenta su individual Anish Kapoor: Drawings.

Los tubos, cañones, nubes, trompetas y túneles de Kapoor logran cambiar la percepción del espacio. Aunque algunos le reprochan cierta tendencia a la megalomanía, otros se rinden a su dominio técnico y a su poética silenciosa. Ver sus obras produce efectos singulares. En Milán, en 2011, mucha gente sentía alivio a la salida de Dirty Corner, una escultura de acero que formaba un pasillo de 60 metros de largo por tres de diámetro. La obra fue pensada especialmente para la catedral de la Fábrica de Vapor. Al entrar en la ballena, la oscuridad es a ratos total y la claustrofobia empuja a algunos a volver atrás, pero la mayoría sigue para adelante. La crítica italiana comparó esta maravillosa pieza con el túnel de luz que pintó El Bosco en el Paraíso.

En 2001 la Nottingham Playhouse encargó a Kapoor la creación de su primera obra permanente al aire libre en el Reino Unido: Espejo del cielo (Sky Mirror). Tres años después se instaló la primera gran obra pública de Kapoor en Estados Unidos, la Cloud Gate del Millennium Park de Chicago.

Un año después el artista hindú ganó un concurso para crear un monumento para el British Memorial Garden de Nueva York, un nuevo parque que rinde homenaje a los soldados y víctimas británicos del ataque al World Trade Center de 2001.
Kapoor fue el encargado de realizar la gran Órbita ArcelorMittal (ArcelorMittal Orbit) un encargo especial para las Olimpiadas de 2012 de Londres.

Pin It on Pinterest