Robert Indiana

HOPE (Gold/Blue), 2009
Aluminio policromado
Edición de 9
45,7 x 45,7 x 22,9 cm

Star of HOPE (Red/Blue/White/Gold), 2013
Serigrafía sobre tela
61 x 61 cm
Ejemplar único

HOPE (Red/White), 2009
Aluminio policromado
Edición de 9
45,7 x 45,7 x 22,9 cm

Su arte es lenguaje. En sentido metafórico y literal. La motivación creativa de Robert Indiana siempre ha estado envuelta entre la imagen y las letras. Su obra más conocida es una declaración de amor, su recreación monosilábica de intenso rojo: Love.

Más información

Nació en New Castle, Indiana, el 13 de septiembre de 1928, con el nombre de Robert Clark. Comenzó a estudiar arte en la Herron School of Art de Indianápolis y en el Munson-Williams-Proctor Institute de Útica, en Nueva York, hasta 1948. Un año más tarde se desplazó a Chicago, donde se inscribió en la School of the Art and Sculpture. También vio clases en la Skohwgan School of Painting and Sculpture de Maine hasta 1953, cuando se trasladó hasta el Reino Unido para estudiar en el College of Art de Edimburgo y en la Universidad de Londres.

Al terminar su vida académica se instaló en Nueva York, donde entablaría amistad con otros pintores como Richard Smith, Ellsworth Kelly y Jack Youngerman. Sus primeras obras fueron series inspiradas en señales de tráfico, máquinas de juego y logotipos comerciales antiguos. Durante los años sesenta, realizó ensamblajes escultóricos, al mismo tiempo que comenzaría a desarrollar un estilo frío y multicolor utilizando letras, números o palabras cortas como EAT, HUG y LOVE, en el que jugaba con la simetría y con los elementos cromáticos.

Love se convirtió en un motivo que jamás abandoné y fue una de las más felices ocasiones de mi vida. Es mi obra favorita. Me colocó en el mapa como ninguna otra obra lo hubiese podido hacer”, afirma el maestro estadounidense.

La primera escultura de Love apareció en 1964 y capturó la sensibilidad de la época, en plena Guerra de Vietnam. Su gran representación del amor se encuentra en Nueva York, y se ha convertido en un punto turístico para fotografiarse. En el caso de Hope, realizada en 2008, fue un aporte del artista a la campaña presidencial de Barack Obama. Ambas representaciones, en su serie de tamaños reducidos, se han expuesto en la Galería Freites de Caracas, en sus versiones de esculturas y serigrafías, acompañados de los números y alfabetos de Indiana.

Para María Luz Cárdenas los aportes de Robert Indiana para el desarrollo germinal del arte contemporáneo han sido revelados sólo a partir de los estudios y exposiciones más recientes sobre su obra. “Exploró a profundidad el poder del lenguaje, la identidad americana y la historia personal por cinco décadas desde una penetrante perspectiva, de múltiples y complejas capas que recogen su propia biografía, los mitos, la historia y la literatura de los Estados Unidos. Mientras las grandes figuras del Pop se interesaban por el objeto cotidiano y su inclusión en los esquemas del consumo, Indiana reivindicó el poema de pocas palabras. Supo combinar sabiamente el estilo del Pop Art, la abstracción de formas geométricas definidas, precisas y el conceptualismo fundamentado en el lenguaje, sobre el cual surge el arte contemporáneo basado en el texto. Pero quizás lo más significativo de sus aportes es el haber generado una iconografía propia. Fue uno de los pioneros en introducir, desde finales de los años cincuenta, un tipo de estructura conceptual en la obra a partir del uso del plástico del lenguaje –no como elemento descriptivo o como ilustración, sino como entramado de significaciones que giran a la manera de un caleidoscopio. Se trata de una totalidad indivisible verbal-visual a través de la cual el artista fusionó de un modo único la idea, la palabra y el contexto social en imágenes definidas y contundentes que lograron instalarse en el inconsciente artístico colectivo. Con Indiana estamos ante un artista único, que produjo los dos emblemas iconográficos más cercanos al alma humana (LOVE y HOPE), en un arco de tiempo que cabalga entre los siglos XX y XXI”.

Al margen de su actividad como artista plástico, Indiana también apareció en 1964 en la película Eat de Andy Warhol y diseñó la escenografía y el vestuario de la obra teatral Santa Fe Opera en 1976.

Tras los ataques del 11-S, realizó un conjunto de obras que tituló Peace Paintings que fueron expuestas en Nueva York en 2004. Indiana vive actualmente en la isla de Vinalhaven, en el estado de Maine.

Pin It on Pinterest