Jean Dubuffet

Le Fugitif, 1977
Serigrafía, acero con figuras de aluminio magnetizadas
72,4 x 53 x 2,2 cm

Le Griot, 1971
Vinil, acrílico y fibra de vidrio
172 x 98 x 3,5 cm

L’Arpenteur, 1974
Vinil sobre tela
173 x 114 cm

Site Avec Un Personnage, 1981
Acrílico sobre papel montado sobre lienzo
67 x 49,8 cm

En la década de los años cincuenta, el entonces director del Museo Guggenheim, James Johnson Sweeney, acuñó el término “tastebreakers” a los personajes que ampliaban las fronteras de su tiempo. Eran días de recuperación luego de la Segunda Guerra Mundial, una época en la que se revitalizó el arte experimental. Es el caso de la vanguardia europea, donde surgió el llamado arte informal, que reflejaba las principales preocupaciones de sus artistas en relación al abandono de la forma (geométrica, figurativa), y al predominio de la espontaneidad y la irracionalidad. El arte marginal, o abstracción lírica tuvo en Francia entre sus defensores a Jean Dubuffet. Sus obras conservaban parámetros figurativos pero de forma radicalmente opuesta a los parámetros de la academia. La espontaneidad del trazo y el tratamiento expresionista del uso del color suponían una nueva forma de primitivismo en el arte.

Más información

El francés solía repetir: “El verdadero arte siempre está en el lugar más inesperado”. Su propuesta se enmarcó dentro del informalismo, que consideraba el arte creado por personas ajenas a la expresión plástica y a los valores culturales tradicionales. Fue uno de los principales coleccionistas de obras de personajes anónimos que pintaban espontáneamente para satisfacer una necesidad interior. Obras que el artista francés consideraba como las más apegadas a la verdad artística.

Jean Dubuffet nació en Le Havre, el 31 de julio de 1901. Se mudó a París en 1918 para estudiar pintura en la Académie Julian, pero la dejó luego de seis meses para formarse de manera independiente. En 1924, dudando del valor del arte, dejó de pintar y se hizo cargo del negocio de su padre vendiendo vinos. Retomó la pintura nuevamente en la década de 1930, pero se detuvo nuevamente, sólo volviendo por largo tiempo en 1942. Su primera muestra individual se produjo en 1944. Se aproximó al surrealismo en 1948, luego a la patafísica en 1954.

Influenciado por el libro de Hans Prinzhorn, Artistry of the Mentally Ill, Dubuffet acuñó el término Art Brut (arte en bruto) para el arte producido por no profesionales que trabajan por fuera de las normas estéticas, tales como el arte de los pacientes mentales, prisioneros y niños. Formó su propia colección de artistas como Aloïse Corbaz y Adolf Wölfli. Dubuffet pretendía crear un arte tan libre de las preocupaciones intelectuales como el Art Brut, y algunas veces, su obra parece primitiva o infantil.

Dubuffet comenzó a coleccionar piezas de este arte en 1945 y, en 1948, junto con André Breton y otros, fundó la Compagnie d’Art Brut. En 1967 se expusieron en el Museo de Artes Decorativas de París cerca de 5.000 obras de la colección de Dubuffet, de las que gran parte estaban realizadas por pacientes de hospitales psiquiátricos.

El artista incorporó la franqueza e inocencia del Art Brut a su propia obra pictórica y escultórica, que recibió gran aceptación por parte del público y de la crítica, cosa que iba en contra de la característica anticomercial que tanto admiraba.

Muchos de sus trabajos fueron realizados con óleos, utilizando un lienzo reforzado con materiales tales como arena, alquitrán y paja, otorgándole una inusual superficie texturada. Desde 1962 produjo una serie de obras en las cuales se limitaba con los colores rojo, negro, blanco y azul. Hacia finales de la década de 1960 se volcó más a la realización de esculturas.

Se diferencia del arte naïf que tiene como propósito el reconocimiento público, mientras que el impulso que hay tras el Art Brut es de carácter totalmente íntimo.

Jean Dubuffet murió el 12 de mayo de 1985 en París, Francia.

Pin It on Pinterest