Lynn Chadwick

 

Los cuerpos escultóricos de Lynn Chadwick son figuras humanas y a la vez abstracciones de figuras. Cuerpos desnudos, despojados y, a la vez, cargados de ropajes: cuerpos sobre cuerpos.

Más información

Hacia inicios de los años setenta, figuras como Tall Girl o Three Elektras mostraban la escultura humana como asentamiento de la forma. Surgieron también algunos cuerpos con alas, como de pájaros, y hasta cabezas con crestas (Winged Girl). Muchas veces los ropajes caían, pesaban, se verticalizaban. Hacía 1973 aparecen largas y afiladas alas, que algunas veces son apenas la amenaza de un suave aleteo. Alas y aleteos hacen de la figura una forma que, siendo sólida, adquiere movimiento; que siendo fuerte, tiene a la vez apariencia de lo que es leve. Hacia los años ochenta, entra más fuertemente el viento a las figuras. Viento temático que abre y extiende los trajes, moviliza largas cabelleras. Y hasta a las mujeres sentadas los vestidos se les alargan. Se ahuecan o flotan las ropas de las caminantes. Ya no necesitan ser figuras aladas para resultar en formas móviles. Es el tiempo en que se hacen cada vez más marcados sus rectángulos o triángulos, para sugerir la cabeza de la figura. Y hay rostros en doble triángulo, rostros diamantinos que recuerdan algunas esculturas abstractas de épocas anteriores.

Lynn Chadwick nació el 24 de noviembre de 1914 en Barnes, Inglaterra. A principios de los años 30 se despierta su vocación de escultor, pero por razones económicas se orienta hacia la arquitectura y trabaja como dibujante en diversas firmas como diseñador. Durante la Segunda Guerra Mundial presta servicios como piloto en la Royal Navy, y es desmovilizado con el grado de teniente en 1944. En 1946 gana un premio de diseño de textiles, un reconocimiento importante ya que entre los jurados se encontraban Henry Moore y Graham Sutherland.

Mientras trabaja como diseñador, realiza sus primeras esculturas: unos móviles de aluminio y madera balsa, que muestra por primera vez en Gimpel Fils, Londres, en 1949. En esta misma galería presenta su primera exposición individual. A principio de los cincuenta, mezcla el ensamblaje y las técnicas de construcción. Es en 1952 que integra la representación de Inglaterra en la Bienal de Venecia, junto con Kenneth Armitage, Reg Butler, Henry Moore y Eduardo Paolozzi. En esa ocasión es cuando se da a conocer internacionalmente el movimiento de la nueva escultura inglesa, que Herbert Read denominará la “geometría del miedo”. En 1958, vuelve a la Bienal de Venecia, donde gana el Gran Premio de Escultura.

Sus formas humanas geometrizadas, casi abstractas, a veces con alas, se vuelven muy populares. En este espíritu realiza una pieza monumental para la empresa Italsider en Spoleto. Luego sus figuras humanas y de animales reasumen la figuración, siempre con una simplificación de las formas, cuadrados o triángulos remplazando los rostros, y unos ropajes tratados en grandes planos con pliegues, que en los ochenta se animan, dando la impresión de ser llevados por el viento. Chadwick siempre ejecuta sus esculturas libremente. No trabaja para el entorno. El entorno viene después. Se ubicarán en los lugares que más se ajusten a sus estructuras. Su proceso creativo, sin embargo, estaba marcado por la soledad, la abstracción, hasta que salía a la luz.

En Back to Back, de 1986, los cuerpos-ropajes extienden la escultura hacia afuera, desde un centro. Las dos espaldas hacen el vacío para ir a la escultura abierta, de la cual las piernas proyectadas son otro énfasis. Las esculturas de formas humanas o animales parecen siempre existir entre la rotundidad de la forma, la escultura de bulto, la centralidad e identidad de la figura reconocible (hombre, mujer, animal), intereses de la escultura tradicional y, por otra parte, la apertura de las formas, el movimiento en sí mismo, el interés por la abstracción. Seres sólidos, marcados por el peso de lo corporal y de las identidades de lo humano: seres “concretos”. Pero, a la vez, cuerpos estilizados, desposeídos de identidad precisa, anónimos: seres mucho más abstractos.

“Mi trabajo consiste en un fluir de ideas. Es una fuerza, sin que piense mucho en ella. Yo dejo que las ideas trabajen, pero no las intelectualizo, porque ello detendría mi labor. Simplemente me dirijo a mi estudio y trabajo, eso es todo. Lo que me motiva es algo que no entiendo plenamente, aunque obviamente lo expreso a mi manera cuando estoy creando un objeto físico, como si quisiera algún sentimiento primario dentro de mí”.

Chadwick falleció el 24 de abril de 2003, en su casa-taller de Lypiatt Park, cerca de Strouder (Gloucestershire), donde vivía desde 1958 y en el que está sepultado.

Pin It on Pinterest